Ha merecido la pena comprar la entrada de Casa Batlló. Sin duda uno de los mejores monumentos de Barcelona. Super recomendable.